Blog

Consejos para conducir con inclemencias meteorológicas invernales

Consejos

Consejos para conducir con inclemencias meteorológicas invernales

Parece que el invierno ya está aquí. Los programas de televisión como España Directo en La 1 conectan, como todos los años, con los lugares de nuestro país donde las inclemencias meteorológicas son las protagonistas. Ha llegado la nieve, el hielo, la lluvia, el viento y la niebla, por tanto, amigo conductor mucha precaución al volante. Sin miedo a la carretera, pero con precaución y el coche a punto para el invierno.

Por todo ello en este blog os damos nuestros consejos para conducir el vehículo con inclemencias climatológicas invernales.

Lo primero sería revisar nuestro vehículo antes de emprender viaje: niveles de líquido de frenos, anticongelante, la dirección, aceite, alumbrado (la visibilidad disminuye) y escobillas, comprobaremos los neumáticos (que las gomas no estén lisas, que tengan suficiente profundidad de dibujo para poder evacuar con facilidad el agua), conduciremos con suavidad, sin acelerones ni volantazos, mantendremos la distancia de seguridad, echaremos al maletero las imprescindibles cadenas de nieve, nos informaremos del estado de las carreteras, llevaremos ropa de abrigo, guantes, gorro, el depósito de combustible lleno, el teléfono móvil cargado y una linterna, por si acaso. Nada de alcohol y el cinturón de seguridad puesto.

Cómo conducir con nieve, hielo, lluvia, viento y niebla

Nieve

  • No olvidar las cadenas de nieve: Aquí os decimos cómo utilizar y montar bien las cadenas de nieve, tanto metálicas como textiles. Hay que probarlas en seco, de esta manera comprobarás que la medida adquirida es correcta y te familiarizarás con su montaje.
  • Disminuye la velocidad: sobre todo si aparece de repente la nieve.
  • Aumenta la distancia de seguridad: Ya de por si hay que hacerlo imagínalo con nieve.
  • Frena solo si es necesario: Hazlo de manera suave y gradual.
  • Si las ruedas se bloquean con el peligro de derrapar: Suelta el pedal del freno para recuperar la tracción y usa el freno de motor.
  • En las curvas, reduce la velocidad anticipándote en la recta y mantén la dirección fluida, en movimiento
  • Aprovecha las rodadas de otros vehículos: Si son de camión o de autobús, mejor, cuando salgas de ellas hazlo de manera suave.
  • En cuanto puedas para y coloca las cadenas de nieve en las ruedas motrices: Aquí tienes un video que te ilustra de cómo hacerlo:
  • Utiliza marchas cortas si estás en bajada y largas si estas en subida
  • En autopistas y autovías, ante la presencia de nieve en la carretera debes circular dejando libre el carril izquierdo, de forma que se permita el paso de las máquinas quitanieves.
  • Si la nevada es intensa y no puedas avanzar: apaga el motor, pero si la situación va para largo enciéndelo de manera intermitente para conectar la calefacción y cúbrete con una manta. Contacta con los servicios de emergencia y planifica tus existencias de combustible, bebida y comida. Por último, deja la capa de nieve en el coche y no la quites hasta que caiga encima de tu vehículo hasta que no te dispongas a partir nuevamente. Esa nieve actúa de aislante de bajadas extremas de temperaturas en el exterior de tu vehículo

Hielo

  • Estar alerta, no se detectan a simple vista las placas de hielo (están en zonas húmedas y sombrías).
  • Se suele reconocer más fácilmente de noche por el brillo de la carretera
  • Hay que tener especial cuidado con el hielo, es mucho más peligroso que la nieve
  • Extremar la precaución de madrugada o a última hora de la tarde ya que hay más probabilidades de encontrar hielo
  • Reducir la velocidad.
  • Mantener la calma.
  • Aumentar la distancia de seguridad.
  • No acercarse al interior de las curvas (se puede concentrar ahí el hielo).
  • Conducir con la marcha más larga (entre 1.300 y 2.500 rpm).
  • No frenar de golpe.
  • Si tu coche derrapa gira el volante hacia el lado al que ha girado la parte trasera de tu coche y enderece. No frenes ni gires el volante hacia el lado contrario, que es lo que se suele hacer para rectificar al coche de forma instintiva, porque lo único que conseguirás es acelerar más el patinado y frenar contra lo primero que se encuentre en medio, con el riesgo añadido de volcar si se va a mucha velocidad.
  • No acelerar de manera brusca.
  • Llevar la dirección lo más recta y suavemente posible.

Lluvia

  • Disminuir la velocidad
  • Aumentar la distancia de seguridad. Regla del cuadrado de la DGT: “si circulamos por ejemplo a  90 Km/h, elimine la última cifra quedando 9 y multiplique este número por sí mismo  9 x 9 = 92 = 81,  luego la distancia de seguridad al vehículo que va delante debería ser 81 metros”.
  • Encender las luces para ver bien y ser visto.
  • Comprobar el correcto funcionamiento de los limpiaparabrisas y luneta térmica.
  • Orientar la calefacción hacia los cristales para que no se produzca el vaho y limpiarlos con una bayeta seca.
  • Comprobar periódicamente los frenos de manera suave y de esa manera también se seca la humedad de las pastillas de freno.
  • Ojo con el aquaplaning (pérdida gradual de contacto entre el neumático y la superficie de la calzada). Si se produce, levantar suavemente el pie del acelerador y agarrar con fuerza el volante. Nunca frenar.
  • En caso de tormenta: Parar en un lugar seguro, elevado (nunca en rampa, pasos de agua o rieras), con las luces puestas.

Viento

  • Bajar la velocidad del vehículo.
  • Sujetar con fuerza el volante (sobre todo si adelantamos a un tráiler o autobús).
  • Mejor llevar el coche con el motor revolucionado.

Niebla

  • No frenar de golpe, evitaremos los peligrosos choques en cadena. Frenaremos suave y de manera intermitente.
  • Mantener la calma.
  • Disminuir la velocidad.
  • Encender las luces antinieblas (delantera es opcional, la trasera, obligatoria).
  • Aumentar la distancia de seguridad. La DGT (Dirección General de Tráfico) establece la regla 3V: Visibilidad=Velocidad=Vehículo delantero. Esto significa que, por ejemplo, con una visibilidad de 10 metros debemos circular a 10 km/h y separarnos 10 metros del vehículo que va delante de nosotros.
  • Conducir siempre por la derecha y no fiarte del vehículo de delante
  • No perder de vista las líneas de la carretera.
  • Bajar el volumen de la radio. De esa manera escucharemos el sonido de otros vehículos. En los cruces baja la ventanilla y escucharas mejor.
  • Si la niebla es muy densa para en un lugar seguro y espera en el coche hasta que se disipe. Si necesitas abandonar el coche, enciende las luces de emergencia, ponte el chaleco reflectante, abrígate y avisa de la incidencia.

Con estos consejos y sentido común, la conducción con inclemencias meteorológicas seguro que no presenta tanto problema.

¡Buen viaje!

/ / / / / / /

También te podría interesar

Pon tu coche a punto para el invierno

Consejos prácticos para que pongas tu coche en condiciones de afrontar las inclemencias meteorológicas que nos puede deparar el invierno: nieve, hielo, lluvia o viento.

+

¿Cuándo debemos cambiar los neumáticos?

Los neumáticos deben tener el suficiente dibujo o conservarse en buen estado para que se produzca el suficiente agarre y sean una parte fundamental de la seguridad del vehículo.

+

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios