Blog

Consejos para conducir en invierno

Consejos

Consejos para conducir en invierno

Se ha hecho de rogar, pero el frío ya está aquí y las inclemencias meteorológicas que acarrea también. Empecemos el año 2019 con precaución en la carretera, es tiempo de nieve, hielo, lluvia, niebla y viento. No está de más recordar una serie de consejos que os hemos dado en este blog en los últimos años para conducir durante el invierno.

Antes de nada es conveniente realizar una revisión de nuestro vehículo para ver en qué condiciones está para afrontar las vicisitudes invernales. Por ejemplo, comprobar los diferentes niveles de líquidos de freno, aceite y anticongelante, las escobillas, los neumáticos (desgaste y presión), el alumbrado, las pastillas de freno, calefacción, la batería, triángulos de emergencia, chalecos reflectantes y por supuesto,  las cadenas de nieve.

Y como dijimos en el post anterior, estemos atentos a las alertas de la DGT (Dirección General de Tráfico).

Consejos para una conducción con nieve, hielo, lluvia, viento y niebla

Consejos generales

  • Aumentar la distancia de seguridad.
  • Disminuir la velocidad.
  • Frenar solo si es necesario.
  • No acelerar de manera brusca.

Si aparece la nieve

1. No olvidarnos de las cadenas de nieve. Recuerda que su colocación en fácil pero es conveniente practicar en seco para no ponernos nerviosos cuando toque hacerlo en plena nevada.

2. Si frenamos hacerlo de manera suave y gradual.

3. Si las ruedas se bloquean con el peligro de derrapar: Suelta el pedal del freno para recuperar la tracción y usa el freno de motor.

4. Reduce la velocidad antes de que llegue la curva que ya ves desde la recta.

5. Aprovecha la rodada de vehículos como camiones y autobuses. Cuando salgas de ella hazlo de manera suave.

6. No esperes mucho a poner las cadenas de nieve en las ruedas motrices.

7. Conduce con marchas cortas en bajadas y con largas en subidas.

8. Deja libre el carril de adelantamiento en autovías y autopistas para los quitanieves.

9. Si la nevada no te deja avanzar, apaga el motor y ponte en contacto con emergencias. Cúbrete con una manta, de vez en cuando enciende el motor para poner en marcha la calefacción. Mantén la calma.

Ojo con el hielo, puedes ser más peligroso que la nieve

1. En invierno conducir con atención, el hielo no se ve y aparece en zonas sombrías. En la noche brilla, pero cuando aparece es en la madrugada o al anochecer.

2. No perder los nervios y no frenar de golpe.

3. No circular por el interior de las curvas, normalmente el hielo aparece allí.

4. Conducir con la marcha larga, el motor que vaya un poco revolucionado.

5. No acelerar de manera brusca.18: Fijar la dirección recta pero suavemente.

6. Si tu coche derrapa gira el volante hacia el lado al que ha girado la parte trasera de tu coche y enderece. No frenes ni gires el volante hacia el lado contrario, que es lo que se suele hacer para rectificar al coche de forma instintiva, porque lo único que conseguirás es acelerar más el patinado y frenar contra lo primero que se encuentre en medio, con el riesgo añadido de volcar si se va a mucha velocidad.

La lluvia también tiene su peligro

1. Disminuir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad con la regla del cuadrado de la DGT: “si circulamos por ejemplo a 90 Km/h, elimine la última cifra quedando 9 y multiplique este número por sí mismo  9 x 9 = 81,  luego la distancia de seguridad al vehículo que va delante debería ser 81 metros”.

2. Encender las luces para ver y ser visto.

3. Comprobar si funcionan correctamente los limpiaparabrisas y luneta térmica.

4. Quitar el vaho orientando la calefacción hacía el cristal y limpiarlo con una bayeta seca.

5. Comprobar los frenos, a veces la humedad afecta a pastillas, discos y líquidos de freno.
6. No frenes si aparece el aquaplaning, levanta suavemente el pie del acelerador y agarra con firmeza el volante.

7. Ante gotas frías o fuertes tormentas, detén el vehículo con las luces puestas en un lugar seguro elevado, nunca en rampas, pasos de aguas o rieras.

Cuando azote el viento

  • Sujeta con fuerza el volante.
  • Conducir el coche con el motor revolucionado.

La niebla afecta mucho a la visibilidad

1. No frenar de golpe ante la llegada repentina de un banco de niebla. Los choques en cadena pueden ser mortales.

2. Mantener la calma.

3. Encender las luces antinieblas (la trasera es obligatoria, la delantera opcional pero conveniente).

4. Aumentar la distancia de seguridad. La DGT establece la regla 3V: Visibilidad=Velocidad=Vehículo delantero.

Esto significa que, por ejemplo, con una visibilidad de 30 metros debemos circular a 30 km/h y separarnos 30 metros del vehículo que va delante de nosotros.

5. Conducir por la derecha y no fiarnos del vehículo delantero.

6. Fijarnos en las rayas de la carretera.

7. Apagar la radio, así podremos oír si se acercan otros vehículos, en los cruces bajar las ventanillas para escuchar mejor.

8. Si la niebla es muy densa para en un lugar seguro y espera en el coche hasta que se disipe. Si necesitas abandonar el coche, enciende las luces de emergencia, ponte el chaleco reflectante, abrígate y avisa de la incidencia.

Son muchos los consejos que os damos pero todos importantes para que la conducción en invierno sepa placentera.

¡Buen viaje y feliz 2019!

/ / / / / / /

También te podría interesar

Pon tu coche a punto para el invierno

Consejos prácticos para que pongas tu coche en condiciones de afrontar las inclemencias meteorológicas que nos puede deparar el invierno: nieve, hielo, lluvia o viento.

+

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios