Blog

Rutas para recorrer por la costa

Experiences

Rutas para recorrer por la costa

Ya es tradicional que en este blog de snovit en pleno verano viajemos con nuestro vehículo por distintos lugares. Ni que decir que realizaríamos un periplo más barato si fuéramos en furgoneta a la que le hemos acoplado el sistema de ampliación de espacio maxvan.

Esta vez recorremos diferentes carreteras de la costa europea. Esperemos que la propuesta os guste.

Cap de Formentor, Mallorca, España

Nuestro primer destino es la isla de Mallorca a la que podemos llegar con nuestro vehículo en ferry como apuntábamos en la entrada anterior del blog.

El destino final en el Cap Formentor es el mítico faro, azotado por el viento, al que se llega tras innumerables curvas y preciosos paseos costeros. Ahí podremos contemplar gran variedad de aves marinas.

Podríamos salir de Andratx, al sur en la costa oeste de la isla, y recorrer emblemáticos lugares de la isla como Valldemosa que inspiró a Chopin, Deyá y sus espectaculares puestas de sol, Soller y Puerto de Soller y el trajín de embarcaciones de todo tipo. Un poco más al norte llegamos a La Calobra y su vertiginosa bajada por una carretera plagada de curvas. En la parte final nos topamos con la turística Pollensa para enfilar el último tramo del recorrido por la península de del Cap Formentor, el extremo más noroccidental de Mallorca y donde acaba la sierra de Tramontana que atraviesa toda la isla.

Sicilia, Italia

Seguimos en otra isla a la que podemos llegar también en coche por ferry o por el puente que une el continente con la isla por el estrecho de Messina. La otra opción es arribar en avión y alquilar un vehículo en Palermo o Catania.

Lo primero que hay que advertir que la conducción en Sicilia es totalmente diferente a lo que conocemos por aquí. Hay que estar muy atento en cruces, rotondas, a los adelantamientos inverosímiles por la derecha y en todo lo que tenga que ver con el uso de intermitentes. Así todo merece la pena dar la vuelta a la isla en coche.

Saldremos de Palermo, su capital, rica en monumentos y vestigios de numerosas civilizaciones, incluso vikingas y normandas. Gran ambiente por toda la ciudad.

Llegamos a Cefalú y su turística playa en el mar Adriático, continuamos hasta Messina para descender hasta Taormina, bello enclave con sabor romano y griego.

Más al sur nos topamos con la segunda gran ciudad siciliana como es Catania, su puerto bullicioso es un adelanto de su espectacular mercado por las calles de la ciudad vieja. Merece la pena una parada y sentir el alma siciliana. Desde Catania nos podemos desviar hasta el Etna y contemplar al mítico volcán que muchas veces está en ebullición.

También en el mar Jónico se encuentra Siracusa, ciudad emblemática de la Magna Grecia y buen lugar para degustar unos erizos de mar. Ya en la costa sur, en pleno mar Mediterráneo saltan en la carretera lugares como Gela, Secca, Agrigento (espectacular el valle de los Templos), Porto Empedocle (pueblo de los escritores Andrea Camilleri y Luigi Pirandello), Scala dei Turchi, Sciacca, Marsala y sus afamados vinos, la señorial Trapani con su teleférico a Erice, una villa que os dejará sin palabras por su belleza.

Y en estas llegamos de nuevo a Palermo, fin del recorrido circular en el sentido de las agujas del reloj en torno a Sicilia.

Carretera de Trollstigen, Noruega

Espectacular recorrido de cerca de 90 kilómetros por las entrañas de la península escandinava con acusadas pendientes. Allí nos toparemos con sobrecogedores paisajes llenos de naturaleza salvaje con la impresionante cascada de Stigvossenla y la quebrada de Gudbrandsjuvet.

Para muchos esta carretera noruega recorre el fiordo más bello del mundo. ¿Se puede pedir más? La vía se abre de mayo a octubre y el mencionado fiordo hay que atravesarlo en ferry.

Geirangerfjord es uno de los lugares más turísticos de Noruega y recibe más de 600 000 turistas cada año y unos 150 barcos de pasajeros que realizan excursiones a través del mismo. Su tramos está salpicado de cascadas como Siete Hermanos o el Velo Nupcial.

La carretera de Trollstigen es estrecha y con pocos lugares donde los coches se pueden cruzar, aunque el camino se ha ensanchado en los últimos años. Tiene pendientes del 9 % y hay once curvas de 180 grados. Ojo, por tanto, a la conducción.

Costa Azul, Francia

Nos toca viajar ahora con nuestro vehículo al glamur de la Costa Azul francesa, quién no recuerda películas y novelas que se desarrollan en esta parte del sur de Francia que se aboca al Mediterráneo con los Alpes Marítimos al norte y al este lindando con la Riviera italiana. Nos esperan las impresionantes aguas turquesas que califican la zona.

Podemos iniciar el viaje desde la populosa e histórica Marsella que desde tiempos inmemoriales es crisol de gentes, culturas, economías, siempre mirando al mar contemplando el devenir de la historia francesa. Uno no se puede perder un paseo por el Puerto Viejo y sus abigarradas calles adyacentes.

Proseguimos por Hyeres con el canto incansable de la cigarra que nos acompañará toda la ruta. Saint Tropez, la primera gran villa turística de la Costa Azul y que nos trae el recuerdo del cómico Louis de Funes encarnando al entrañable gendarme al que le suceden todo tipo de peripecias.

Llegamos a Cannes, famosa por su festival de cine que se celebra en mayo y por ser la villa donde la alta sociedad y el turismo de élite se da cita. Su playa es su gran atractivo y las mansiones y coches de lujo nos dejarán con la boca abierta.

Y cómo no, Niza, quizá el lugar más famoso de la Costa Azul con su bullicioso Paseo de los Ingleses con su mar, palmeras, cafeterías, restaurantes y el pasar constante de gente de todos los lugares del mundo. Aquí se salpican historias de rusos blancos, judíos en plena diáspora y miembros del MI 5 británico.

Por último, el Principado de Mónaco y su papel couché donde aparecen constantemente sus príncipes y princesas. Lugar de lujosos yates, grandes premios de Fórmula Uno, bailes benéficos, y cómo no, su emblemático Casino, cita de jugadores, trasnochadores, nobleza, espías y resto del mundo de la farándula.

Estoril-Cascais-Sintra, Portugal

Viajamos hasta Portugal, en concreto a las cercanías de Lisboa, a la zona aristocrática de Portugal, por una carretera que bordea el océano Atlántico.

Partimos de Estoril, conocido por su casino, su circuito automovilístico y preciosas playas.

Continuamos hasta Cascais, su playa de Rainha y la impresionante Boca del Infierno horadado en el mar. Unos kilómetros más allá llegamos la gran playa do Guincho, salvaje y con heladoras aguas que llegan a una fina arena. Antes de dobla hacía Sintra está el Cabo da Roca, el punto más occidental de Europa.

Sintra, precioso lugar rodeado de bosque, presenta sus afamados palacios, como el Palacio Nacional de estilo árabe y manuelino, se distingue por sus grandes chimeneas gemelas y sus elaborados azulejos, desde allí las vistas son maravillosas. Su centro histórico bien merece una parsimoniosa visita.

Hasta aquí nuestras rutas automovilísticas por la costa. Todo un placer para la vista conduciendo con precaución.

¡Buen viaje!

/ /

También te podría interesar

Disfrutar conduciendo en verano

Disfruta conduciendo tu coche por carreteras espectaculares de España, desde la costa vasca hasta las Alpujarras granadinas.

+

Comentarios

No hay comentarios