Blog

Así se realizan las predicciones meteorológicas

Consejos

Así se realizan las predicciones meteorológicas

Tras el apabullante paso de la borrasca Filomena por nuestro país que a nadie ha dejado indiferente, bien porque lo ha sentido en su actividad diaria o bien porque se ha visto inmerso en los coletazos mediáticos que han inundado de nieve nuestra televisión o el Instagram, hemos sido conscientes de la importancia de la meteorología.

Una de las conclusiones de lo acontecido es que cada vez más hay que hacer más caso a las predicciones meteorológicas y que cuando vaticinan grandes nevadas ya sabemos a qué atenernos. En varias ocasiones en este blog de snovit hemos señalado también la importancia de las alertas meteorológicas que emite la Dirección General de Tráfico, sobre todo en la época invernal.

Otra de las cuestiones que quedó patente tras el paso de Filomena es la necesidad de llevar siempre en nuestro vehículo unas cadenas de nieve que nos pueden sacar de un buen apuro, y por supuesto hacer caso de los consejos que os hemos dado en esta publicación sobre cómo conducir con hielo y nieve.

¿Cómo se realiza la predicción meteorológica?

Vamos con ello. El pronóstico del tiempo trata de predecir el estado de la atmósfera en un tiempo futuro y en un lugar determinado. Por tanto, el objetivo principal de dichos pronósticos es proporcionar información que nos permita planificar y prepararnos de manera activa ante las situaciones meteorológicas.

Para pronosticar el tiempo que tendrá lugar en las próximas horas o días se debe conocer el estado actual de la atmósfera, para ello los meteorólogos usan diversos instrumentos entre los que destacan los termómetros que miden la temperatura, los barómetros que informan de la presión atmosférica, los anemómetros que calculan la velocidad del tiempo, posteriormente se lanzan a la atmósfera globos sonda con estos instrumentos y así conocer la condición de la atmósfera.

Esta información y en conjunto con otras como la nubosidad, la precipitación y varias mediciones obtenidas por satélites y radar son volcados a los modelos numéricos de predicción del tiempo en superordenadores potentes y muy veloces, los cuales emplean ecuaciones para crear simulaciones informatizadas de la atmósfera.

A este estado inicial de la atmósfera se aplican una serie de ecuaciones para calcular los nuevos ritmos de cambio de las variables atmosféricas, los cuales permiten predecir el estado de la atmósfera para un breve periodo de tiempo futuro.

Fenómenos complejos

No debemos olvidar que el comportamiento de los fenómenos atmosféricos es extremadamente complejo y está en constante fluctuación, y debemos tener en cuenta que un pronóstico realizado para un futuro más lejano podría verse afectado por uno o más fenómenos que no fueron inicialmente contemplados. Estos pequeños cambios que se producen en la atmósfera pueden tener grandes efectos y alterar toda la predicción.

Por esta razón los pronósticos del tiempo son más certeros cuando se hacen para un periodo corto de tiempo, por ello, los pronósticos que se vaticinan para tres días son más fáciles de que se cumplan que los que se realizan a siete días vista, por ejemplo. A lo que hay que añadir que los pronósticos son más precisos en áreas geográficas más pequeñas ya que los instrumentos registran datos con más detalle.

En la actualidad no existe un pronóstico perfecto, pero cada vez se acierta más, generando más confianza en los usuarios de los servicios meteorológicos. Unos mejores pronósticos ahorran dinero y pueden salvar vidas.

Qué son los modelos numéricos que predicen el tiempo

Los modelos numéricos atmosféricos describen los procesos físicos que ocurren en la atmósfera mediante ecuaciones matemáticas.

Los distintos modelos tienen diferentes resoluciones espaciales, como, por ejemplo, 50 kilómetros por 50 kilómetros. A partir de observaciones directas de la atmósfera se inicializa el modelo para predecir el comportamiento de dicha atmósfera para los próximos días. El conjunto de predicciones resultante permite generar un pronóstico basado en porcentaje de probabilidades.

Por ejemplo, si el modelo genera diez estimaciones y en ocho de ellas dan lluvia en Asturias, entonces el pronóstico de ese modelo para ese día y región es de 80 % de probabilidad de lluvia en el Principado.

Queda claro, por tanto, que los complejos modelos numéricos (físico matemáticos) son una herramienta importante para poder realizar los pronósticos meteorológicos en la actualidad.

Fuentes de datos para los meteorólogos

Ya hemos visto que las predicciones del tiempo se basan en el procesamiento de datos, pero ¿de dónde vienen esos datos? Veamos.

Satélites Meteosat: Proporcionan información día y noche de imágenes completas de la esfera terrestre.
Barcos y aerolíneas comerciales: También transmiten datos.
Globos sondas: Los lanzan a la atmósfera superior dos veces al día las estaciones meteorológicas de los diferentes países.
Boyas permanentes: Informan de la temperatura del mar a grandes profundidades y del tamaño de las olas.
Boletines meteorológicos marinos.
Instrumentos meteorológicos:
Barómetro: Miden la presión atmosférica medida en milibares
Anemómetro: Condiciones y velocidad del viento
Psicrómetro: Proporciona la humedad atmosférica
Pluviómetro: Nos indica la cantidad de agua caída en un espacio de tiempo
Productos específicos (boletín agrometeorológico, balance hídrico, radiación ultravioleta, etc.).

Glosario de términos meteorológicos

1. Anticiclón o Alta Presión. Región de la atmósfera donde la presión es mucho más alta que en las áreas circundantes; produce buen tiempo, cielos despejados y ocasionalmente niebla o bruma.
2. Baja presión o borrasca. Zona en la que la presión atmosférica es menor que la que existe a su alrededor. Este fenómeno produce la convergencia de fenómenos inestables y se asocia a la presencia de gran nubosidad y chubascos.
3. Chubasco. También conocido como aguacero o chaparrón, es una precipitación de gotas de agua que caen desde una nube del género cúmulo-nimbos. Se caracteriza por comenzar y finalizar repentinamente, por variaciones de intensidad muy bruscas y por los rápidos cambios que el estado del cielo sufre. La precipitación es en forma líquida (lluvia) y cuando está acompañada de granizo es preferible usar el término granizada.
4. Ciclogénesis. Se denomina así al proceso por el que se desarrollan depresiones (borrascas) o ciclones a favor de determinadas condiciones de temperatura y presión atmosférica. Durante este proceso disminuye la presión atmosférica. Hay diferentes tipos de ciclogénesis: asociadas al frente polar o a otros sistemas frontales, a sotavento de sistemas montañosos, etc. Cuando la intensificación es extraordinariamente rápida, se habla de ciclogénesis explosiva o “bomba meteorológica” y son relativamente frecuentes en los océanos Pacífico y Atlántico.
5. Frente caliente. Se produce cuando una masa de aire caliente avanza hacia latitudes mayores y su borde delantero asciende sobre el aire más frío. Si hay humedad suficiente se observan todos los géneros de nubes que provocan precipitaciones de tipo continuo.
6. Frente Frío. El frente frío es una franja de inestabilidad que ocurre cuando una masa de aire frío se acerca a una masa de aire caliente. Los frentes fríos se mueven rápidamente. Son fuertes y pueden causar perturbaciones atmosféricas tales como tormentas de truenos, chubascos, tornados, vientos fuertes y cortas tempestades de nieve antes del paso del frente frío, acompañadas de condiciones secas a medida que el frente avanza.
7. Gota fría. El concepto de gota fría, conocido técnicamente como depresión aislada en niveles altos (DANA) es una masa de aire fría que se separa de otra más grande a gran altura, que desciende hasta chocar con aire más templado y que puede llegar a producir perturbaciones meteorológicas. Es un fenómeno meteorológico que se produce cada año y se caracteriza por las condiciones climáticas adversas que provoca especialmente en la vertiente mediterránea de la península ibérica.
8. Isobara. Es una línea imaginaria trazada sobre un mapa con la que se unen puntos donde la presión atmosférica presenta el mismo valor.
9. Mapa de superficie. Es un mapa geográfico sobre el que se representan los elementos meteorológicos observados en las estaciones meteorológicas. Sirve para obtener una imagen global de las condiciones atmosféricas que se observan en superficie en un momento determinado.

Así que hagamos caso al pronóstico del tiempo y tendremos una conducción más segura y planificaremos nuestro viaje con toda la información, y como siempre os decimos en este blog, mucha precaución al volante.

/ / / /

También te podría interesar

Pon tu coche a punto para el invierno

Consejos prácticos para que pongas tu coche en condiciones de afrontar las inclemencias meteorológicas que nos puede deparar el invierno: nieve, hielo, lluvia o viento.

+