Blog

Cómo comprar un coche de segunda mano

Consejos

Cómo comprar un coche de segunda mano

La actual coyuntura económica no es muy proclive a grandes inversiones, igual estamos pensando en cambiar de coche y la opción de adquirir un vehículo de segunda mano sea la solución ideal. Por eso os traemos a este blog de snovit una serie de consejos para realizar esa comprar.

Como recomendación general os diremos que antes de negociar un precio debemos conocer muy bien el estado del coche que vamos a adquirir y una vez tengamos esa información seremos capaz de obtener un precio justo por el vehículo. Normalmente el primer precio solicitado siempre es negociable.

Y ojo con las compras en el extranjero ya que es habitual encontrar anuncios falsos con coches allende de nuestras fronteras a un precio muy bajo. No te fíes, hay mucho timador.

Cómo comprar un coche de segunda mano

1.Investigar el mercado del coche usado

Ya hemos tomado la decisión de adquirir un coche de segunda mano. Antes de nada decir que hay que ser igual de escrupulosos que si fuéramos a comprar un vehículo nuevo. Así que reflexionaremos sobre qué necesidades tenemos: para qué lo vamos a usar, qué kilómetros tenemos previsto realizar, cuántas plazas vamos a utilizar de forma habitual, vamos a necesitar un maletero grande, previsión de montar sillas infantiles, etc.

También deberemos conocer del futuro coche usado, qué tipo de carrocería tiene, cuál es su fiabilidad e informarnos por otros usuarios (en foros, por ejemplo) de la durabilidad de ese modelo.

Luego pasaremos a conocer cuáles son los puntos débiles y las zonas críticas de ese modelo que parece que nos gusta.
Los expertos también aconsejan no comprar el primer coche que nos guste o aparezca ante nosotros como la solución ideal. Hay que invertir tiempo en mirar publicidad, comercios especializados en este tipo de venta, probar distintos modelos, y cuestionar todas las virtualidades que los vendedores hábiles utilizarán para convencernos de que esa es la mejor opción.

2. Escoger un buen establecimiento vendedor o un particular de confianza

Se puede dar el caso que un mismo modelo se venda en establecimiento especializado o por un particular, normalmente el comercio que se dedica a la venta profesionalmente suele disponer de modelos más nuevos y en mejor estado que se aproximan al vehículo que necesitamos. ¿Por qué? Porque en ese establecimiento nos ofrecerán una garantía obligatoria de un año, su negocio se basa en proporcionar buena experiencia de compra y pondrán todo a su alcance para lograrlo. Ese valor añadido que nos ofrece es importante tenerlo en cuenta.

El vendedor particular, por contra, es posible que nos ofrezca mejor precio, pero no hay garantía mínima exigible, sí se puede alegar vicios ocultos pero hay que demostrarlo pericialmente en un plazo de seis meses después de la venta.

3. En qué estado está la parte exterior del coche

Una vez que nos hemos decidido por un determinado vehículo lo siguiente que debemos hacer es revisar el estado exterior del mismo.

De cómo tenga la pintura de la carrocería podremos deducir el trato que ha tenido el coche o si ha dormido en garaje o en la calle.

También sería interesante comprobar el estado del tubo de escape o el parachoques delantero y a través de su rejilla si ha sido repintado, de esa manera podemos deducir si ha tenido alguna reparación.

A continuación fijaremos la vista en los neumáticos para comprobar si su desgaste es irregular lo cual denotaría problemas en la dirección o en la suspensión.

No olvidar de comprobar los faros. Si uno parece más nuevo que el otro, puede indicar que ha sido sustituido… posiblemente a consecuencia de un golpe.

Otro punto para comprobar importante es la junta entre el parabrisas y el techo, debe estar totalmente recto y que no haya ondulaciones.

También prestaremos atención a las puertas. Si no cierran perfectamente es posible que hayan sido reparadas y el coche haya tenido un golpe en esa zona. Un punto clave es la zona de las bisagras.

Pasemos a la zona trasera para chequear el maletero ya que es una zona donde se pueden detectar problemas graves. Hay que fijarse en que no haya soldaduras extrañas en la zona de la rueda de repuesto. Levantaremos la moqueta y las gomas de esa zona para saber si el coche ha sido repintado, ya que indicaría un paso por el chapista.

Por último, comprobar si lleva bola de remolque, si la lleva probablemente el motor, los frenos o las suspensiones hayan soportado un sobreesfuerzo que puede acortar su vida útil.

4. Inspeccionar el interior del vehículo de segunda mano

Hora de introducirnos en el coche para inspeccionar su interior también de manera minuciosa. Con un primer vistazo ya podemos deducir si el vehículo ha sido bien tratado con un buen mantenimiento o limpieza. Que ni huela a tabaco ni a gasolina.

Nos fijaremos en: plásticos del interior, tapicerías, volante, pedales, alfombrilla del conductor, pomo del cambio o la palanca del freno de mano, todo ello pueden revelar un uso excesivo o poco cuidado del vehículo.

El motivo para descartar la compra sería si se enciende algún testigo o no funcionan todos los mandos: aire acondicionado, luces, intermitentes, calefacción, etc.

5. Comprobar el estado del motor

No hace falta ser un gran experto en mecánica para chequear algunos elementos del motor del vehículo que deseemos adquirir de segunda mano.

Qué revisaremos:

  • Niveles de líquidos (refrigerante, frenos, dirección y aceite)
  • Que no haya fugas de aceite
  • Manguitos, que no estén agrietados
  • Estado de la correa de distribución si el vehículo la utiliza
  • Limpieza del motor, entendiendo que lo normal es que esté sucio del uso, un motor demasiado limpio y con muchos kilómetros también nos pondría en alerta.

Como consejo general en este aspecto podemos llevar previamente el coche a un mecánico de confianza que nos confirme el estado general del vehículo: suspensiones, frenos, sonidos extraños… Y así evitarnos sustos, y gastos, posteriores.

6. Probar el vehículo antes de comprarlo

Nunca está demás y si el vendedor pone mala cara es un indicio de que el vehículo no es muy de fiar.
En esa vuelta, que no hace falta que sea larga, es posible detectar un embrague desgastado, holguras en la dirección o ruidos que provengan de los sistemas de suspensión.

También comprobaremos el arranque, que no vibre mientras ruede o ruidos procedentes de los frenos.
No olvidar meter la marcha atrás para ver cómo se comporta el vehículo en esa situación.

7. Solicitar el libro de revisiones con facturas

Aunque no es una garantía completa del estado del mantenimiento, es posible que revisiones y arreglos se hayan realizado fuera del concesionario oficial, si nos puede dar una idea de que ha llevado el vehículo. Pero si el propietario nos muestra las facturas sería una muestra de transparencia y estado real del coche de segunda mano que queremos comprar.

8. Comprobar la documentación del coche de segunda mano

Simplemente certificar que el vendedor si es particular se corresponde con los datos que figuran en la documentación del vehículo, como su matrícula y el número de bastidor también se corresponden con la documentación proporcionada.

Comprobando las ITVs selladas y el kilometraje anotado en cada inspección veremos el uso que se le ha dado al coche y si es real el kilometraje apuntado antes de la venta.

9. Solicitar el informe de Tráfico

Por una breve cantidad que ronda los 10 euros la Dirección General de Tráfico nos proporciona un informe con el historial del vehículo a comprar y si tiene alguna carga (multa). Se concreta en la información administrativa del coche: datos del titular, historial de ITV, kilometraje, número de titulares y cargas además de otros datos.

10. Contrato de compraventa

El contrato de compraventa es obligatorio y ha de ser firmado por duplicado en todas y cada una de sus páginas por el vendedor y el comprador, guardando ambos con una copia.

Debe recoger la información completa del vendedor y del comprador –nombre y apellidos, DNI o tarjeta de residencia y dirección– y del vehículo, con datos como la marca, el modelo, la matrícula, el kilometraje y el número de bastidor. También deben especificarse las condiciones acordadas en la venta, es decir, el precio final, el plazo de entrega del coche y la forma de pago, además de todos los detalles que consideren ambas partes.

Por último, recordar que el impuesto de circulación del año en curso corre a cuenta del vendedor, con independencia de cuándo se formalice la compra. Pero el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) lo debe abonar el comprador y la cantidad se establece en función del precio de venta, marca, modelo y antigüedad del vehículo.

Con estos consejos esperamos que la adquisición sea satisfactoria.

¡Buen viaje!

/ / /

También te podría interesar

Cambios a tener en cuenta con la nueva Ley de…

En marzo entra en vigor la nueva Ley de Tráfico y en ella se reflejan algunos cambios que debemos tener en cuenta, como el fin de los 20km/h que había de margen para adelantar. En general se detraerán más puntos por infracciones.

+

mapa, pasaportes y café

Documentación que se necesita para conducir en el extranjero

Con la apertura de fronteras en la nueva normalidad habrá personas que decidan viajar al extranjero con su propio vehículo o alquilando uno. Estos son los requisitos necesarios para conducir en otros países. La documentación que tenemos que llevar encima y la cuestión del seguro.

+