Blog

Principales imprevistos y peligros en la carretera en invierno y consejos para minimizarlos

Consejos

Principales imprevistos y peligros en la carretera en invierno y consejos para minimizarlos

Aunque parece que el frío se está haciendo de rogar, el mes de enero suele traer consigo el pleno invierno y, en muchos lugares del hemisferio norte, esto se traduce en condiciones climáticas adversas en las carreteras. Y es que, es esta la época por antonomasia del comienzo de las nevadas, el hielo y las intensas lluvias, que, unidas a las condiciones meteorológicas impredecibles, pueden convertir la conducción en un desafiante peligro. Es por ello que, si vas a utilizar tu vehículo a menudo, tomar precauciones adicionales garantizarán la seguridad en tu camino.

¿Cómo afectan a la conducción las condiciones adversas?

Hielo y nieve

Son dos de los mayores desafíos en invierno. Las carreteras pueden volverse resbaladizas, lo que dificulta el control del vehículo. Incluso una fina capa de hielo puede provocar accidentes si no se maneja con precaución.

Reducida visibilidad

Las nevadas y las tormentas de nieve pueden reducir drásticamente la visibilidad en la carretera. Además, la combinación de nieve y vientos fuertes puede dificultar la percepción de otros vehículos y obstáculos.

Condiciones Meteorológicas Cambiantes

En invierno, las condiciones meteorológicas pueden cambiar rápidamente. La lluvia puede convertirse en nieve, y viceversa. Esto significa que los vehículos han de estar preparados para enfrentar diferentes desafíos en un mismo viaje.

Acumulación de nieve

El amontonamiento de nieve en las carreteras puede reducir el espacio disponible para los automóviles y dificultar el mantenimiento de carriles separados.

Congelación de puentes y pasos elevados

Estos elementos tienden a congelarse antes que el pavimento circundante, lo que puede llevar al atrapamiento de conductores/as desprevenidos/as.

Peligro de deslizamientos

Las carreteras de montaña pueden ser propensas a deslizamientos de tierra y avalanchas de nieve, llegando a bloquear caminos.

¿Cómo hacer frente a los imprevistos del invierno?

Como ya hemos comentado en varias ocasiones en diferentes artículos de nuestro blog, es básico mantener el vehículo en óptimas condiciones para asegurar una conducción fiable en invierno. Esto incluye:

Correcto mantenimiento del vehículo

Antes de enfrentar las inclemencias del tiempo, es esencial realizar un chequeo adecuado de tu coche. Para ello, revisa el estado de frenos, neumáticos, luces y sistema de calefacción.

Neumáticos

Si no lo has hecho, instala neumáticos de invierno, diseñados específicamente para ofrecer un mejor agarre en condiciones de hielo y nieve. Además verifica la presión de las ruedas regularmente.

Conduce a velocidad moderada

Reduce la velocidad y mantén una distancia segura con otros vehículos. Recuerda que la rapidez excesiva es uno de los principales factores que contribuyen a los accidentes en condiciones invernales. Además, con nieve y hielo, recuerda acelerar el vehículo con suavidad y a bajas revoluciones, y cambia a una marcha más larga tan rápido como puedas.

Frenado suave

Evita frenar bruscamente, ya que esto puede causar derrapes. Presiona el freno suavemente y utiliza el motor para ayudar en la desaceleración. Además, realiza las paradas y frenadas con antelación para evitar el bloqueo de las ruedas.

Manejo de derrapes

Si experimentas un derrape, gira suavemente el volante en la dirección que deseas y evita frenar súbitamente.

Luces encendidas

Mantén las luces del vehículo encendidas, incluso durante el día, para incrementar la visibilidad.

Utiliza cadenas de nieve

En áreas con nevadas intensas, el uso de cadenas en los neumáticos puede mejorar significativamente la tracción. Aprende a instalarlas correctamente y tenlas a mano en caso de ser necesarias y, si no lo ves claro, acude a tu taller de confianza.

No te olvides de llevar un kit de emergencia con mantas, agua, alimentos perecederos, una linterna y herramientas básicas por si acaso, especialmente si vas a realizar desplazamientos de larga distancia.

Además, presta atención a los informes meteorológicos y las recomendaciones de las autoridades locales y, si las condiciones son demasiado peligrosas, considera posponer el viaje.

Te aconsejamos por último que recuerdes comunicar tu viaje y hora estimada de llegada, vital para, en caso de percance, facilitar tu búsqueda y rescate.

Ya lo sabes, la prevención y antelación son fundamentales para hacer frente a los imprevistos y situaciones adversas que pueden surgir en la carretera en invierno.

¡Felices y seguros viajes invernales!

/ / /

También te podría interesar